Envían a la cárcel a 4 proxenetas que subastaban damas de compañía

07/10/2019 - 18:00 Gracias a una oportuna intervención de la Policía se aprehendió este domingo a cuatro proxenetas que pretendían subastar a mujeres jóvenes, en un evento denominado Soccer Party. Los involucrados fueron enviados a cárceles de La Paz.

Gracias a una oportuna intervención de la Policía se aprehendió este domingo a cuatro proxenetas que pretendían subastar a mujeres jóvenes, en un evento denominado Soccer Party. Los involucrados fueron enviados a cárceles de La Paz.


El director departamental de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (FELCC), coronel Sergio Bustillos, indicó que en el operativo que se desarrolló en un domicilio particular entre las calles 7 y 8 de Villa Salomé se rescató a siete personas, que ejercían como damas de compañía.


“Lamentablemente estos hechos de proxenetismo se hicieron recurrentes en las redes sociales por lo que la FELCC, a través de su división de Cibercrimen y con Trata y Trafico están realizando un seguimiento constante para aprehender a estas personas”, manifestó.


El jefe policial señaló que se consiguió trasladar desde ese lugar a varias víctimas cuyas edades oscilan entre 19 y 26 años.


“Esta actividad consistía en promocionar en que cada cierto tiempo se iba a subastar una pieza para que tengan contactos sexuales, motivando a que las personas que asisten a estos lugares consuman bebidas alcohólicas”, dijo.


Según la Policía, los “ganadores” podían elegir una dama para sostener libremente relaciones sexuales.


Por el servicio sexual, las víctimas presuntamente se beneficiaban con el 80% de los ingresos y los proxenetas con el restante 20%.


“Estamos hablando en este caso de alrededor de Bs 100 o Bs 80 por cada contrato que pudiesen tener las mujeres. Los promotores están en calidad de aprehendidos”, agregó.


La fiscal Juana Janette Cortez confirmó la tarde de este lunes que los cuatro acusados de proxenetismo fueron enviados a centros penitenciarios, en tanto prosiguen las investigaciones.


La vivienda donde se desarrollaba este ilícito no reunía condiciones mínimas de salubridad, además que el propietario no tenía autorización.