Ofrecían licencias de conducir truchas frente a oficinas de Tránsito

20/11/2020 La Policía Boliviana desbarató una banda de falsificadores de licencias de conducir y que cobraba entre Bs 2.000 y 2.5000 por su “servicio”.

La Policía Boliviana desbarató una banda de falsificadores de licencias de conducir y que cobraba entre Bs 2.000 y 2.5000 por su “servicio”.


El director departamental de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (FELCC), coronel Douglas Uzquiano, reveló este viernes que los delincuentes se ubicaban frente al edificio de Tránsito, para ejecutar el ilícito.


La institución del orden recibió denuncias de ciudadanos sobre la presencia de personas que cobraban para “agilizar” trámites de documentos en el SEGIP (Servicio General de Identificación Personal).


“Personas inescrupulosas se ponen en la acera o bien al frente de Tránsito y solicitan dinero a cambio de entregar licencias de conducir, sin tener que dar los exámenes. El único requisito era que den Bs 2 mil bolivianos para pagar las valoradas más una fotografía”, manifestó.


El representante de la FELCC señaló que los documentos ofrecidos no tienen valor legal, porque son falsos.


Señaló que las supuestas licencias de conducir no incluían medidas de seguridad, muy diferentes a las verdaderas.


“Lo único que hacían era captar la fotografía y transcribían datos en una licencia que no tiene las características de una verdadera”, explicó.


Uzquiano indicó que cuatro antisociales fueron aprehendidos y que resta capturar a uno más, antes de concluir con la investigación.


El Segip se constituirá en parte coadyuvante en el proceso que llevará adelante el Ministerio Público.


“Todas las personas que han obtenido estas licencias deben apersonarse por las oficinas de la FELCC para formar parte querellante contra estas personas”, aseveró.


Docente aprehendido


Juan José Donaire, jefe de la división Económica Financiera de la FELCC, confirmó la aprehensión de un docente de postgrado de la Universidad Mayor de San Andrés (UMSA), acusado de cohecho pasivo.


El profesor universitario habría solicitado a sus estudiantes montos de dinero, por notas de aprobación en asignaturas de su competencia.


“La Policía -al conocer de este hecho- ha desplegado a sus efectivos y encontró en flagrancia, en plena entrega de un dinero, a cambio de favorecer en el nivel de posgrado”, aseveró.


Donaire dijo que el autor del cohecho ofrecía ayuda sin escrúpulos a universitarios rezagados.